You have permission to edit this article.
Edit

Nacido para correr: Isai Rodriguez

  • Updated
IMG_4559.jpg

Isai Rodriguez makes his way to the finish at the OSU Invitational at the OSU Cross Country Course on October 17, 2020 in Stillwater, Oklahoma.

Mientras Jorge Rodríguez se preparaba para irse a dormir, escuchó que alguien llamaba a la puerta principal, se preguntó ¿quién quería entrar a su casa a la mitad de la noche?

Cuando Jorge abrió la puerta, vio a un policía y con él estaba su hijo menor, Isai Rodríguez.

El oficial le dijo a Jorge que vio al niño corriendo por la zona y le preguntó si vivía ahí, Jorge le explicó al oficial que Isaí vivía ahí y él era su padre. Lo que el oficial no sabía es que para Jorge era completamente normal que Isaí saliera a correr por las madrugadas.

Cuando Isai, el corredor de Oklahoma State era adolescente sus padres se dieron cuenta que era un niño hiperactivo, tenía tanta energía que sus padres no sabían qué hacer al respecto.

Siempre que llegaba a su casa después de sus partidos de baloncesto o fútbol ​​corría por el pasillo dentro de la casa antes de irse a dormir. Su papá dice que Isai los despertaba por lo fuerte que solía respirar.

A Isai no le importaba la hora o las condiciones climáticas, podía estar usando botas con unos pantalones de mezclilla, eso no le impedía correr de un lugar a otro en la pequeña ciudad de Ringwood en Oklahoma.

Cuando Isai tenía 15 años sus padres lo inscribieron para correr en el equipo de campo traviesa de la escuela. Nada más empezar la gente quedó impresionada por lo mucho que podía hacer Isai. Como su escuela no tenía un entrenador fijo, Isai corría y entrenaba por su cuenta.

Solía ​​llenar su mochila para hacerla lo más pesada posible y correr con ella. No solo corría de su casa hacia la escuela, también entre las clases y durante el almuerzo. Siempre que necesitaba ir a la tienda o a cualquier otro lugar de la ciudad, lo hacía a su manera.

“Lo hice porque quería llevarme al límite”, dijo Isai. “Quería que las cosas fueran complicadas, llegar al punto en el que estoy dando todo lo que tengo, no quería que fuera fácil".

El primer año que corrió en la preparatoria, quedó en séptimo lugar en la carrera del campeonato estatal del OSSAA 2A.

Con el paso de los años Isai siguió mejorando y ganando una carrera tras otra, estableciendo récords estatales tanto en el campo traviesa como en pista.

Puso su nombre entre los corredores más rápidos de Oklahoma. Para cuando terminó la preparatoria tenía ofertas de escuelas de primera división por todo el país. Pero su papá no quería que él fuera a una escuela que estaba fuera de su distrito.

"Le dije a Isai que no era justo que él fuera a una escuela en otro lugar y representará a un estado diferente que no era Oklahoma", dijo Jorge, "eres de Oklahoma, si vas a ganar hazlo para tu casa".

Una vez que decidió ir a OSU, su padre supo que Isai tomó la decisión correcta.

Isai decidió no competir en su primer año de campo traviesa para estar en plena forma el año siguiente. Isai tuvo algunas de las actuaciones más extraordinarias que nadie haya visto en OSU.

En su primer año compitiendo, terminó en cuarto lugar en la carrera nacional a campo traviesa convirtiéndose en el “All-American” más joven del país. Su padre dice que su familia estaba muy feliz por él porque todo el trabajo duro que había hecho todos estos años estaba dando sus frutos.

Por otro lado, el segundo y tercer año de Isai, han sido un desafío para él. Durante su segundo año de campo traviesa Isai tuvo una lesión en la rodilla que le impidió rendir bien hacia el final de la temporada.

Unos meses después, cuando se recuperó de su lesión y volvió a estar en forma para la temporada de pista, la NCAA anunció la cancelación de todos los deportes de primavera debido a la pandemia del COVID-19.

Isai estaba desilusionado por no poder hacer lo que más ama; sin embargo lo vio de una manera diferente.

“Lo tomé como una bendición disfrazada”, dijo Isai, “me hizo reflexionar sobre lo que importa en este mundo, correr me da oportunidades para hacerlo bien y me encanta porque es divertido, solo puedo controlar lo que puedo controlar, estaba tratando de mantener una actitud positiva, mirar el lado positivo de las cosas, seguí adelante con mi fe en Dios ".

Dios no solo ha jugado un papel importante en la vida de Isai, sino también en el apoyo que recibe de su familia. Recuerda todos los sacrificios que hicieron sus padres por él para que tuviera una vida mejor. En momentos difíciles como estos, sabe que siempre puede contar con ellos. Su papá siempre le ha dicho que la familia es su prioridad.

Después de que la escuela cerró e Isai tuvo que regresar a su casa, usó ese tiempo para acercarse más con su familia. Dijo que es una bendición tenerlos a su lado y saber que siempre están allí con él.

Jorge le dijo a su hijo que tenía que seguir entrenando porque esto se acabaría tarde o temprano. Ese verano Isai fue a Arizona para entrenar con corredores de primera división y profesionales. Esto lo ayudó no solo a recuperarse de su lesión, sino también a seguir fortaleciéndose.

Su papá dijo que la ambición de Isai no tiene límites, tiene los ojos puestos en ganar un título nacional con OSU.

“Estoy convencido de que lo hará”, dijo Jorge, “lo anhelo, es la persona más perseverante que he visto en toda mi vida, nos impresionó a todos y estamos muy contentos con todo lo que ha hecho."

sports.ed@ocolly.com